Tome pal pinto

Ministerio de Economía envía criterio con preocupaciones sobre proyecto de empaquetado neutro

El Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC) envió esta semana su criterio sobre el proyecto de Ley N.º 22.497, que busca imponer el empaquetado neutro a los productos de tabaco. La falta de sustento técnico para aumentar las advertencias de salud en los empaques, así como la posible lesión al derecho a información veraz por parte de los consumidores, pone en duda la aprobación de este proyecto.

Además, El MEIC señala que en este proyecto la definición de “productos de tabaco” es muy amplia, de tal manera que llega a cubrir a productos que no lo son, como es el caso de los sistemas electrónicos de administración de nicotina y sistemas similares sin nicotina, y dispositivos de calentamiento de tabaco, los cuales son aparatos electrónicos y no son consumibles en sí mismos.

Esto se considera importante porque “se han creado productos innovadores con nicotina como parte de estrategias de reducir los daños del fumado, que son utilizados en otros países para ayudar a las personas a dejar la dependencia al fumado, por lo que no sería correcto utilizar esa definición de “Productos de tabaco”.

Además, el MEIC indica que la prohibición absoluta del uso de las marcas podría perjudicar a los consumidores, quienes tienen derecho a información veraz y completa sobre los diferentes bienes y servicios que se comercializan en el mercado.

Sin embargo, la Red Nacional Antitabaco, principal promotor de este proyecto, afirma que: “Es falso que el proyecto afecte el acceso de información del consumidor, en primera instancia porque no se estarían quitando los datos que hasta ahora se mantienen de información sobre el producto en las cajetillas.”

Sobre este tema, el presidente de Consumidores de Costa Rica, Erick Ulate, ha indicado que el proyecto violenta el artículo 46 constitucional, así como los artículos 32 y 34 de la Ley de la Promoción de la Competencia y Defensa Efectiva del Consumidor:

“El empaquetado genérico produce una afectación a los consumidores en el tanto se pretenden regular a los productos alternativos de liberación de nicotina sin combustión, como los cigarrillos electrónicos y productos de tabaco calentado, e incluso a dispositivos electrónicos, de la misma manera que los cigarrillos, siendo productos totalmente diferentes y adicionalmente, los deja en desventaja de aquellos que se pueden conseguir en los mercados informales a los cuales tan poca atención se les brinda por parte no sólo de las autoridades, sino del mismo proyecto de ley que se discute”, comentó Ulate.

En cuanto al aumento de 300% en las multas y el posible cierre de establecimientos comerciales por infracción a la ley, el MEIC señala que la suspensión o revocación de un permiso sanitario de funcionamiento debe ser considerado como la última instancia posible.

Finalmente, el MEIC cuestiona la inclusión del segundo párrafo del artículo 32.- Control y fiscalización, de la Ley General de Control de Tabaco, “que establece que el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC) deberá fiscalizar lo dispuesto en los capítulos IV, V y VII de esa normativa y las demás disposiciones que resulten aplicables, pues estas son competencias del Ministerio de Salud y que el MEIC no cuenta con los recursos para realizar esa labor, ni las nuevas cargas que esta reforma asigna en etiquetado, ya que los recursos producto de la Ley N° 9028 los administra el Ministerio de Salud, y la verificación a cargo del MEIC es exclusiva para los reglamentos técnicos que son competencia del MEIC.

© Todos los derechos reservados 2021, cualquier uso requiere autorización de Grupo TPP. | contacto@tomepalpinto.com Sitio certificado por Google News